▪ Bajante del Paraná ▪

Bajante histórica – Estado actual de nuestras aguas

La bajante histórica tuvo su inicio en marzo del 2020 y desde ese momento, el descenso de las aguas en el territorio entrerriano se incrementó y provocó notorios cambios en la vida cultural, social, ambiental y productiva de quienes habitan la provincia.

 

Costa del Paraná

El río Paraná mantiene una fuerte tendencia de crecimiento desde fines de febrero y recuperó su altura en varios puertos de ciudades de Entre Ríos, aunque el Instituto Nacional del Agua (INA) aseguró que podría volver a bajar y deberá ser monitoreado al menos hasta el 31 de julio próximo.

El INA detalló que si bien se prevé que la próxima semana continúe el ascenso de las aguas, las últimas medias semanales registradas permanecen aproximadamente en 1,60 metros por debajo del promedio de junio desde 1997.

En la capital provincial, el río subió un metro esta semana y se mantenía hoy con 2,45 metros, cerca de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) pero 65 centímetros menos de su altura promedio para junio (3,10 metros).

Boletín Hidrológico de la Cuenca del Plata. Fuente: Instituto Nacional del Agua (INA).

Costa del Uruguay

El río Uruguay registra una nueva y repentina crecida, como consecuencia de las intensas precipitaciones registradas en territorio brasileño. Hace tres semanas había tenido un brusco incremento, sin llegar a niveles de alerta en territorio entrerriano, pero en tramos superiores hubo localidades más afectadas, particularmente en Corrientes.

La represa de Salto Grande actúa como contención, para medir los flujos de caudales aguas abajo, y se encuentra con margen de maniobras debido a las marcas bajas que viene manteniendo desde que se inició la bajante de los ríos, tanto Paraná como Uruguay, desde hace dos años. En el día de ayer, el río Uruguay se encontró en 7,70 metros frente a Concordia, donde el nivel de alerta es 11 metros y frente a Colón midió ayer 4,52 metros, aún lejos de los 7 metros de la marca de alerta.

Impactos de la bajante

Transitamos un tiempo con múltiples riesgos hídricos que atentan con la disponibilidad y calidad del agua para sus diversos usos. Ante esto, es oportuno preguntar ¿Qué se perdió durante el contexto de bajante hídrica?  

En un principio, este fenómeno afectó a múltiples comunidades biológicas en general y a la fauna íctica en particular. Sumado a esta situación, los territorios que experimentaron una sequía de grandes magnitudes, fueron los espacios ideales para el incremento de los incendios en islas y de los focos de contaminación por acumulación de residuos. 

Defensa del Agua

Si bien el contexto hídrico es esperanzador para nuestros ríos, arroyos y lagos, no debemos olvidar, el rol protagónico que tiene cada entrerriano y cada entrerriana en la lucha y Defensa del agua, como gran derecho humano.

 

Entre Ríos Museo Antonio Serrano Ecourbano Cuidadores